Un reclutador, estimado lector, no es un demonio, ni un malandrín, un malviviente que impide que usted alcance el trabajo de sus sueños. Un reclutador, es una persona como usted y como yo, que piensa, siente, vive, que tienen fortalezas y debilidades, que también tiene metas y sueños, y como todos, trabaja para llevar bienestar para su casa y familia. Sin embargo, existe una nueva camada de reclutadores que empiezan a invadir e el mercado que como todo, van más preparados, con nuevas herramientas, con nuevas técnicas, con nuevas prioridades pero que al final del día, tienen un objetivo en común: Encontrar el talento ideal que se mantenga en la empresa durante mucho tiempo.

 

Un reclutador ofrece una buena cantidad de sus tiempo en este procesos, y más aún, porque la demanda de las empresas crece, se requieren las manos y los procesos no se puede detener, por ello, para los candidatos es indispensable entender que es lo que un reclutador necesita ver desde el CV:

 

  1. Ubicación geográfica, numero de contacto (actualizado).
  2. ¿Cuáles son los objetivos de carrera? Las personas que plantean este tipo de conceptos de manera real, siempre son bien vistos por los reclutadores, pues habla de sus sueños e inquietudes, nos gusta conocer eso de los candidatos.
  3. La experiencia, pero más que su experiencia, los logros de su carrera, no importa si son chicos o grandes, la gente que presume sus logros quiere decir que se enorgullecen, significa que costo trabajo, tiempo, aprendizaje y esfuerzo.
  4. Las tareas y responsabilidades: sea bien puntual en sus diferentes puestos y empresas, respecto a su labor, evite las tareas rutinarias que no generen valor (sacar copias, hacer reportes, limpiar el lugar, contestar llamadas) a menos, que sean parte vital de su trabajo y parte de sus indicadores.
  5. Los estudios profesionales.
  6. COMPETENCIAS: casi nadie las ponemos, y no, no se trata de poner lo que todo mundo busca (para mal) como trabajo bajo presión, manejo del estrés, sentido de urgencia, ponga las competencias reales que usted puede presumir.
  7. Habilidades extras, como softwares, programas, maquinas, herramientas o herramentales, transportes y demás que usted DOMINE. No es “lo conozco”, es tener dominio, si no, no sirve.
  8. Idiomas. Sólo que, ojo, si pone idiomas es bueno poner una métrica, no un 80% hablado, 95% escrito porque no dice nada, aquí es necesario poner el dominio del idioma, basado en algún examen o estudio que haya hecho.
  9. La forma de su CV. La seriedad, colores, organización, limpieza tanto del CV como de la solicitud de empleo.
  10. Seguimiento: No solo es enviar y listo, para los reclutadores significa y da a entender mucho, que un candidato de seguimiento a sus procesos, habla de la formalidad e interés por la posición, además provocará que el reclutador lo tenga en mente, por lo que en el futuro puede ser útil.

 

Esto, mi querido lector, solo es enfoque al CV, en adelante abordaremos detalles durante la entrevista  e incluso durante la primer llamada de contacto. Aprenda a mejorar y manejar todos estos momentos críticos en el proceso de reclutamiento, y verá, que la puerta para el trabajo de sus sueños en breve, estará abriéndose.

 

¡Abusados!