¡Todo inicia con un buen diagnóstico!

Mire… en un artículo anterior hablamos de la importancia de identificar correctamente la necesidad o no, de desarrollar uno de los famosos Team buildings que son tan solicitado en ocasiones. Hay que dejar bien en claro que es una herramienta sumamente efectiva para tener mayor compenetración, empatía , empoderamiento y pertenencia con la organización entre otros tantos beneficios.

Sin embargo, también mencionaba que es importante tener bien claros los objetivos para ejecutar este tipo de entrenamientos pues de lo contrario puede resultar un ejercicio vacío que no le ayudará a mejorar el clima laboral en la empresa, porque es probable que su equipo de trabajo tenga una división marcada y sea conveniente iniciar por otros contenidos, tanto como actividades de entrenamiento como de no entrenamiento para que usted pueda observar una mejora al cabo del tiempo.

Muchas firmas de capacitación ofrecen estos eventos más allá de que sean actividades con objetivos de aprendizaje o no, con el simple hecho que usted lo solicite (se les conoce en ventas como «Toma pedidos»), pero regresamos al mismo punto, si no lo necesita el impacto es efímero.

Entonces, ¿Cuál es nuestra recomendación?, ¿Cuándo un team building es recomendable? ¿Cómo saber si mi corporación esta en el momento indicado para que eso suceda?.

¡Todo inicia con un buen diagnóstico!

Primero: Asegúrese de tener bien claros los objetivos de su team building, es decir, ¿Para qué lo quiere?. Si su respuesta es para mejorar el trabajo en equipo, nos estamos quedando cortos. Un ejercicio de integración solo por el nombre debe de remitir a esta competencia, pero además de ello, ¿Qué se requiere?, es decir, ¿Cuál es o son las problemáticas que se presentan en su organización?. Esta primer pregunta es crucial, pues de entrada hay que encontrar los porqués de este planteamiento, pues en muchas ocasiones con capacitación en aula usted puede solventar el problema y la inversión por lo general es más accesible.

Segundo: ¿Su corporación está en buen momento para ejecutar este ejercicio?, otra reflexión por mucho indispensable. Ejemplo: Nos hemos encontrado que se busca mejorar la comunicación y el trabajo en equipo, y claro, podemos atacar estas competencias, sin embargo, no prospera más allá el evento pues estas son áreas de oportunidad de los líderes, quienes no tienen ni pizca de habilidad en este sentido, en este caso es preferible mejor entrenar a los lideres primero en ello, y después dar paso a un Team Building y no al revés, pues el esfuerzo en el evento para el siguiente lunes será exactamente lo mismo, porque no es el «equipo» el culpable, es el «líder».

Tercero: Se debe tener sustancia basada en algún método o herramienta que arroje áreas de oportunidad lo más «objetivas» posibles. Y esto téngalo bien en claro, no nos podemos quedar en «el director dice…», «el gerente cree…», no porque estén mal, sino porque muchas veces se toman las decisiones por contentillo y otras tantas se ven influenciados por la famosa ceguera de taller.

Cuarto: ¿Qué le recomendamos? Empiece por dos caminos, el primero desarrollar un DNC con metodología, con herramientas, con encuestas, con la participación de la alta dirección, las gerencias y en dado caso la coordinación o supervisión, deberían estar involucrados porque los responsables de capacitación o de R.H. no siempre tienen toda la sensibilidad de las áreas de oportunidad que aquejan cada departamento. Otra vez, no se puede usted basar en «lo que dice la gente», o «lo que cree el jefe». A la par de este proceso, le recomendamos ampliamente aplicar una herramienta de clima laboral, en la cuál usted pueda tener dato duro respecto al liderazgo, la comunicación, la imagen de la empresa, las prestaciones, las jornadas laborales, la percepción en general de sus colaboradores con la empresa.

Todo esto le arrojará un pulso bastante robusto de:

  1. ¿Qué entrenamiento formal requiere?
  2. Si su corporación está en buen momento para desarrollar un team building o bien, tiene que trabajar a distintos niveles previo a ello.

¿Por qué?, pues para que lo que usted vaya a pagar por un Team building, sea una inversión inteligente y no un gasto. Nosotros por ejemplo, evitamos hacer estos eventos si no se tienen la sensibilización, un DNC, un análisis FODA, una herramienta de clima laboral aplicada y demás datos duros, con los que podamos constatar el ciclo de vida de su empresa, el momento que vive y la temperatura de la misma.

Es decir, nosotros, buscamos que lo que pague por uno de nuestros divertido Team buildings, sean realmente, una graaaaan inversión.

¡Téngalo presente!.

Rock´n roll people!!!