Hace un par de semanas recibimos la llamada de uno de nuestros clientes y nos preguntaba (con un marcado tono de angustia) si podíamos ayudarla con su equipo de colaboradores, pues decía que el ambiente laboral era malo, difícil, en pocas palabras uno podría cortar el pesado clima laboral que vivían.

¿Team Building?

Como muchas otras corporaciones la primera solución que las empresas buscan es el famoso “Team building”, incluso, nos decía: “Hace varios años, vino una empresa, rentamos un jardín, hicimos como un día libre, y estos consultores nos pusieron a jugar carrera de sacos, gotcha, carretillas, era así como tipo kermesse. La verdad estuvo divertido, pero no funcionó”. ¡Obvio que no iba a funcionar! Hay un concepto errado de lo que es un team building que parte de la premisa de que contabilidad y finanzas no se llevan, marketing y ventas se odian, la dirección vive en un burbuja y recursos humanos… el nunca bien ponderado equipo de recursos humanos, se la vivían apagando fuegos aquí, allá, contratando y dando de baja, siempre con la consigna de mejorar el equipo.

-Pero por más acciones que tomamos, por más esfuerzos mi equipo de trabajo no me quiere, ¿Cómo me pueden ayudar?- Esta es una situación que en nuestra experiencia es de lo más común en las empresas, y algo que de verdad adolecen muchas más corporaciones de las que uno creería, tristemente, este tipo de acciones se devalúan por la dirección al pensar que todo es “llegar a los números”. Bueno si. Si usted no es mexicano y proviene de esas culturas de trabajo, trabajo, trabajo.

Luego entonces, vamos por partes.

Primero que nada, usted debe ponderar si realmente su empresa requiere un Team Building, porque no todo se soluciona con este tipo de actividades y la principal pregunta que se debe hacer es: ¿El Team Building debo hacerlo al inicio de este largo proceso o al final? Hay una gran diferencia de hacerlo antes o después, pero usted debe comprender que no puede ser ejercicio aislado, este debería ser acompañado por una serie de actividades de no entrenamiento que vayan reforzando o “calentando” el ambienta para llegado el evento.

¿Cuándo ejecutarlo al inicio? Cuando usted esta consciente que necesita hacer un cambio drástico, un cambio en corto plazo y de manera rápida, además cuando tiene equipos interdisciplinarios sumamente partidos y requiere la intervención de un especialista para romper esas barreras mentales.

Entonces ¿Cuándo ejecutarlo al final? Cuando la empresa ya ha tomado varias actividades y acciones a lo largo del tiempo y requiere un cierre contundente, un broche de oro, la graduación de este proceso de armonización organizacional.

Ahora… otra cuestión que por favor, tiene que tomar en cuenta, es que el especialista que usted contrate, llámese como se llame, debe de proponerle una solución particular a sus necesidades y áreas de oportunidad, si le ofrecen un proyecto al cual su empresa deba adaptarse en días, movimientos, lugares, horarios y actividades, eso no es para usted; es como el “paracetamol” de los médicos (con todo respeto para mis amigos médicos), y no, estimado lector, su empresa tiene necesidades bien particulares que un buen desarrollador de Team Building debe comprender y entender para darle una solución efectiva, además de que esto no es convivir por convivir, ni jugar por jugar, no hay nada improvisado, no hay nada al “ahí se va” o “a ver que sale”, cada actividad esta pensada, desarrollada y entrelazada con un objetivo claro de aprendizaje y reflexión.

Si lo hace en la playa, en un bosque, en un lago, en un jardín, en un hotel, en las áreas verdes de su empresa, esas son condiciones a las que el consultor debe de adaptarse para usted, no usted con el consultor.

También considere contratar un consultor, no sólo el que desarrolle el Team Building (Que por cierto hay muchísimos) encuentre el que de seguimiento posterior y le ayude a mantener ese impulso que fue generado con el evento. Si no le ayudan con el “después”, no es una solución completa, el hacer dinámicas cualquier puede, el generar los agentes de cambio que siembre el futuro de la empresa solo los que están preparados.

Finalmente, y nuestra mejor recomendación estimado lector, hay que entender porqué el equipo de trabajo “no lo quiere”, comprender que las personas reaccionan a la comunicación que reciben o bien, que expresan el descontento ante el estrés, la presión, el liderazgo deficiente y si, también ante las condiciones laborales deplorables, poniendo barreras entre unos y otros.

¿Por dónde empezar? Por un diagnóstico.

Pero ese será tema del próximo blog… manténgase atento.

Rock´n roll people!