La pandemia nos generó una sacudida global, pues nadie estaba realmente preparado, ni física, ni emocionalmente, para enfrentar este gran reto por más de un año… y lo que falta. Y seguramente, a lo largo del tiempo independientemente que su entorno laboral siga siendo el home office, o tal vez el trabajo en oficina a tiempo parcial, o incluso, el que no haya cambiado su rutina para nada, este asunto del Covid ha mermado en el ánimo, la productividad, la ejecución, e incluso, la concentración, empatía y sinergia de los equipos de trabajo.

Vemos colaboradores deprimidos completamente por no poder retomar su vida tal como se conocía, ansiosos por si su empresa seguirá operando el día de mañana, frustrados porque sus planes se vieron coartados, o bien, las familias enteras peleando como perros y gatos encerrados en jaula, porque unos en junta virtual y conferencias más el home schooling, el gas, el ropavejero, la mensajería o el que le barre la calle y los ladridos de la mascota, todo un reto para la paciencia y el control emocional.

Y pues la vida sigue, al final, nos hemos adaptado a los distintos entornos y escenarios, pero ante todo, como líder de equipo el covid 19 nos ha obligado a desarrollar nuevas competencias o bien, a mejorarlas para poder gestionar los equipos de trabajo en interdisciplinarios de manera remota. Por lo que, si usted está buscando un camino que le regrese en lo que cabe la paz y la confianza para seguir en este interminable camino de la pandemia, le quiero compartir 7 nuevas habilidades gerenciales que este entorno nos ha obligado a alcanzar:

  1. Paciencia. Ante todo, usted debe tener bien claro que este reto mental es una carrera de resistencia, que así como vamos, es probable que todo el 2021 sigamos en condiciones similares o al menos, 3 cuartos del año. Por lo que es momento de desarrollar o apuntalar su paciencia. ¿Pierde los estribos de manera muy rápida? ¿Se levanta de malas o se duerme de malas o todo el tiempo está de malas? ¿El tono de voz de su pareja e hijos hace que le de vueltas el estómago? Pues si, usted necesita trabajar la paciencia, y no es más que cambiar el chip con relación al escenario, usted se está enganchando con situaciones particulares y no está tomando con filosofía la vida, relájese, tómese 20 minutos al inicio del día para meditar, mara planear su día o para cargarse de energía positiva que le alimente (la música, el ejercicio, la pintura) esos hobbies, que lo hacen feliz. Si esto implica levantarse más temprano, ¡hágalo!, el diálogo que tenga consigo mismo desde el inicio del día, es fundamental para que tome con calma el restante. Utilice alguna actividad que le ayude a abrir la mente y relajarse, desde el inicio.
  2. Resilencia. Ya sé que es la que está de moda… ¡pero en serio! Necesitamos empezarla a practicar. La resilencia no solo es la cualidad humana de enfrentar las dificultades de la vida, sino también el salir más fuertes, más inteligentes, mejores que antes. Poner en práctica enfoques que antes no teníamos, el ver las cosas más positivas, el entender que los cambios son parte de la vida, y que al “cuerpo” se le acostumbra para entrarle con ganas a las dificultades. Que toda situación difícil trae consigo un proceso de aprendizaje interno, solo asegúrese de siempre estar analizando ¿Qué debo aprender de esto?, y si no tiene la respuesta al momento, no sé detenga hasta encontrarla. Al final de la pandemia, usted debe salir fortalecido de la misma, pero hay que ponerse a trabajar para ello, porque por osmosis no sucede.
  3. Adaptación al cambio. Comprenda que todo lo que pueda controlar, contrólelo, y lo que no, adáptese. Si las video conferencias no le gustan, le ponen de malas, no le entiende al Zoom, tiene a los hijos en clase en frente, trabaja más tiempo, el internet es lento, no le genera confianza la gestión de manera remota y demás etcéteras, usted necesita empezar a adaptarse. Piense en los beneficios que le plantean estos nuevos escenarios, en lugar de estar pensando en lo que perdió o dejó atrás. Su problema es que sigue pensando en el pasado, ¿Y para qué? Mejor vea hacia el futuro con ojos positivos, este es el momento que la vida pone para aprender nuevas habilidades, rompa sus paradigmas y supérese a sí mismo.
  4. Gestión tecnológica. Junto con pegada con la anterior, los beneficios que la tecnología provee son muchísimos, siempre y cuando usted quiera desarrollarlos, ¿Sufría con el tráfico, no le daba tiempo de comer en casa, no veía a su familia, su vida era vertiginosidad pura y dura? Bueno, pues estas son algunas de los beneficios que la gestión de equipos de manera remota nos brindan, particularmente uno: TIEMPO. El recurso más imprescindible, hoy querido lector, estoy seguro que puede tener más tiempo para si y los suyos, si aprende a gestionar la tecnología.
  5. Administración del tiempo. Y por ende, si se adapta al cambio, si gestiona mejor al tecnología, en algún punto se dará cuenta que es más productivo pero también trabaja más. Aprenda a priorizar tareas, a mover lo urgente y lo importante de inicio, a planear mejor su día, actividades y trabajo, pero ante todo, ¡a delegar!. No todo lo tiene que hacer usted, por eso tenemos equipo de trabajo que nos ayuden con distintas responsabilidades, no sea tan celoso de “su pelota”, y más desarrolle al personal para que pueda hacer las cosas igual o hasta mejor que usted.
  6. Capacitación. Para poder administrar el tiempo y delegar, tiene que aprender a capacitar a su personal. Pero ojo, que esta competencia no sólo va de la mano con “enseñarle” a la gente como se hace, sino tener una metodología de enseñanza aprendizaje, que tendrá distintas técncias, métodos y aplicaciones dependiendo de si se capacita en aula, en una computadora, en piso, en punto de venta, etc. Adicional si lo que se busca aprender es un proceso que nos lleva análisis a profundidad, o es un trabajo repetitivo, o matemático, etc., todo tiene una forma y un fondo. Asegúrese de comunicar correctamente las tareas y entrenar a su personal, de lo contrario, usted siempre será el todólogo.
  7. Empoderamiento. Y finalmente, delegar el poder y la responsabilidad de toda la actividad completa, no pedazos, no partecitas para luego ensamblar, ¡toooda la tarea!, de lo contrario estará retrabajando más. Ahora, para esta competencia, no solo es: “A partir de hoy te encargas de tal actividad y me reportas cada viernes…”, no el empoderamiento también es un proceso que lleva su tiempo, además que no a cualquier persona se le puede delegar, muchas veces de inmediato, queremos asignar la responsabilidad a la “mano derecha” o a “tu inmediato”, pero en ocasiones esta persona, NO tiene el conocimiento o herramientas necesarias para llevar la misión, o bien, ni siquiera quiere o tiene interés. Y le recuerdo que “a la fuerza ni los zapatos entran”.

Son 7 nuevas habilidades que en tiempos de Covid 19 todo líder de equipo, debe empezar si o si a trabajar, a desarrollar y afinar, de lo contrario despues de un año de contingencia las cuarteaduras de tu equipo, se empezarán a convertir en rupturas totales y arreglar eso en el futuro, estimado lector, es toda un verdadero reto. Mejor, póngase las pilas y llevemos la gestión de los equipos adaptándonos a la nueva realidad, le aseguro que en el mediano plazo las cosas fluirán mucho mejor que antes. Téngalo en mente.

Sssssssssshowtimeeeeeeee!!!