Gente, buenas.

A ver, primero que nada, usted no puede evitar la rotación. Esta es una de las más grandes demandas que llegan a nuestras manos, buscando siempre una solución mágica para que esos ingratos colaboradores que después de un incansable y continuo proceso de reclutamiento, no se diga a nivel operativo, en donde nuestra fuerza de reclutadores salen a sol y sombra, en lodo, agua, tierra, hierbas buenas y malas, en los pueblos, barrios y ranchos cercanos a buscar a todos esos candidatos para que llenar sus vacíos operativos, porque mire que es una diferencia abismal en la parte administrativa.

 

Después de sudar la gota gorda, ensuciarse hasta detrás de las orejas para subir gente al barco en pro de nuestros objetivos, se les da una inducción que también nos lleva un tiempo, uniformes, papeleo, alta en seguro, exámenes médicos, antidoping, firmas, firmas, firmas y cuando por fin, el buen cristiano está listo para entrar reluciente, recién capacitado y tal, “Voy al baño” y nunca más lo volvimos a ver. Desapareció, se peló, se escapó, renunció sin siquiera decir “Con permiso y gracias”. Y esta es la historia sin fin del H. departamento de R.H. de su empresa, que se ha convertido en departamento de reclutamiento nada más, porque ya no le alcanzan las manos para llenar los vacíos.

 

Entonces, siempre nos preguntan “¿Y cómo hacemos para bajar la rotación?”, ¿Cómo se le hace cuando en la empresa de enfrente les dan un super PTU, porque les pagan $10 más, porque el horario es más flexible, porque les ponen agua de tamarindo en la comida, porque el jefe es menos mamila?, ¿Cómo le hacemos para evitar la fuga de talento que tanto trabajo nos cuesta, cómo retenemos al personal, cómo empoderamos, cómo hacemos que se queden solo por el hecho de estar trabajando aquí?.

 

Bueno, querido lector. Todo tiene una solución, no inmediata, no fácil y requiere esfuerzo. Pero tiene dos sopas: O empieza desde la raíz, o sigue dedicando el 60% de su tiempo a reclutar, entrevistar, contratar, dar de baja y repetir una y otra vez.

 

Todo inicia en las formas, todo inicia en la pertenencia. ¿Sabe que una de las mayores causas de estrés y suicidios en el mundo se debe a no tener trabajo? Pues partamos de ahí, piense en el infiernillo que estaba viviendo el personal cuando por fin, llega usted con una oferta de trabajo, ¿cómo se sentía, sabe de la frustración o lo miserable que se puede creer por ese hecho? En algunos casos, ¿lo poco hombres que se pueden sentir, lo buenos para nada?. Pero llegó usted con una propuesta maravillosa, cuando el tipo en cuestión acepta, llega estresado, llega tenso, por la misma carga emocional de la que viene en su pasado inmediato sin trabajo, usted por más que se esfuerza en darle una cálida bienvenida, darle esa maravillosa inducción que muchas veces no tenemos ni bien enfocada, y cuando por fin lo soltamos a la operación, llega algún otro (Ej. supervisor, jefe, coordinador) le habla golpeado de saque, le muestra el látigo, el camino y ¡Órale, a trabajar!. Acto seguido nuestra pequeña palomilla se siente en peligro, menospreciado, y mejor, decide huir de la situación. Y esto, es un círculo vicioso.

 

Por lo mismo, hablar de como reducir la rotación es un tema super extenso que iremos desmenuzando poco a poco, pero, le queremos compartir un par de claves para empezar a trabajar el tema:

 

  1. Asegúrese de tener una buena oferta salarial y de prestaciones: Ni quiera ser el que más pague, pero haga una investigación del promedio del mercado. Es preferible, pagar un poco más, pero tendrá personal satisfecho al menos monetariamente.
  2. Cree un plan de carrera y comuníquelo: en su bienvenida, en la inducción, ya les tiene que estar comunicando como le pueden hacer para llegar a ser un director, muéstreles el camino amarillo, las joyas de la corona, presuma su empresa que la gente sentirá esa sensación de orgullo y empezarán con la misma idea.
  3. Mejore el clima laboral: SI, si necesita hacer una evaluación de clima laboral, ¿Qué siente la gente, cómo vive, qué desean, cuáles son sus miedos, qué piensan de la dirección, del jefe de RH?, toda la información está ahí, salga, encuéntrela y haga un análisis. Si usted no escucha a su personal, estamos fritos.
  4. Alinee sus perfiles de puesto con los ocupantes: Es muy común que metemos personal por cubrir el lugar. Ok. ¿Pero en realidad tiene las competencias? ¿Al menos físicamente es apto para el trabajo? Estimado lector, un gran porcentaje de gente se va, porque se siente frustrado de que no puede hacer su chamba, por lo mismo, prefieren salir antes de que los corran. Ahora, si sus perfiles están para llorar, necesitamos empezar desde ahí.
  5. Salario emocional: Si, si, concepto hoy en boga y super trillado. ¿Pero por qué no lo trabaja?. Recordando al gran Maslow, a todos nos enamora pertenecer, sentirnos parte, que nos reconozcan, que nos escuchen, que tengamos espacio para la creatividad, que no todo sea trabajo. ¡Inténtelo!. De mi se acuerda cuando vea la reacción de la gente.
  6. Genere sinergias: Todo es una batalla, una carrera o una constante lucha. Necesita cerrar filas, que haya trabajo en equipo, que la gente se conozca y se reconozca, utilice los team buildings, cree mesas de trabajo interdepartamentales para solución de problemas y mejoras. Esto es como una familia, ¿A usted le gusta que los hijos no se hablen entre si y se odien?, bueno, es lo mismo en su empresa.
  7. Establezca indicadores claro y de feedback: No todo es trabajar sin sentido, la gente debe saber cuál es su objetivo y ese trabajo que hace, qué valor le genera a la compañía y al mundo, además, comuníquese, de retroalimentación constante, ¿cómo estás, cómo te sientes, qué te hace falta, cómo te puedo apoyar, qué te gustaría aprender, qué quieres en la vida? Esta es labor inherente al trabajo de los jefes inmediatos. Si no lo hacen, entonces tenemos un tema de liderazgo.
  8. Todo se basa en AMOR: Y no, no significa que todos nos abracemos, se trata mis queridos lectores, de entender que es lo que mueve a la gente, cómo los enamoramos, cómo hacemos que cada una de sus acciones y actividades lo hagan con pasión, que pongan su alma en ese pequeño o gran trabajo, que entiendan que ese detallito del cual son encargados, es vital para las familias mexicanas y la sociedad. Si ni siquiera usted entiende esta misión, necesitamos hablar.

 

En fin, podríamos estar horas platicando de estrategias y tácticas para evitar la rotación, sin embargo, le quería compartir 8 puntos clave que puede empezar a trabajar en el corto plazo. Si usted es de RH o bien, se encarga de esta actividad en la empresa, todo parte de entender que trabaja con personas, la época en la que todo era números, facturas, ventas, reducción de mermas, porcentajes, calidad y demás, ya no nos funciona. Si no replantea el trabajo como ser humano para seres humanos, su rotación seguirá siendo el talón de Aquiles.

 

¡Abusados!