¿Cuáles son las técnicas de instrucción más efectivas en la capacitación? Si bien, hay muchos teóricos que establecen o comparten técnicas presenciales, individuales, grupales, de inicio, de cierre, rompe hielos, etc., podemos hablar de 3 grandes técnicas para la capacitación de adultos.

Estas técnicas combinadas con un gran número de estrategias y tácticas nos arrojan cursos en los que los asistentes se van involucrando y la comunidad de aprendizaje se desarrolla más por la participación y colaboración de los presentes que por el que está al frente, que al final, se vuelve un simple moderador.

Sin embargo, podemos evidenciar todos los días en la industria que la formación de los instructores aún está lejos de desarrollarse como un «deber ser»: tomamos curso de formación de auditores ISO, formación de supervisores, formación de gerencias y al final de todo, si bien les va a los nunca bien ponderados capacitadores, un Train the trainers. Nos damos cuenta que los entrenadores en realidad, son personas que conocen bien su disciplina, en muchas ocasiones caen bien y algunos casos, saben hablar, y en un graaaan número de facilitadores, «caen bien».

En fin, esa es materia de otro post que en breve tocaremos.

Entonces, usted ya tienen a sus instructores, buenos o malos, profesionales o  no, instruidos o no, pero ahí están los ingratos dando cursos a graneles tratando de compartir y enseñar las buenas prácticas operativas al interior, y enseñando a vender u operar maquinaria a los clientes externos, dice mi madre «como Dios le da a entender». Pues bueno, en lo que usted se decide a darles un entrenamiento formal de «Formación de instructores» y nos deja ayudarle, le quiero compartir las 3 técnicas «madre» de la capacitación.

  1. Demostración – ejecución: Esta es una de las más grandes herramientas de todo buen instructor, basada como el nombre indica, en que el trainer debe de hacer una muestra práctica, formal en proceso y sobre todo, fácil de entender y replicar a los asistentes, para que estos puedan emular la actividad. Hay que partir de lo general a lo particular y de lo simple a lo complejo. OJO: cuando los participantes busquen desarrollar la actividad el instructor debe estar atento y dar la asesoría adecuada y oportuna a cada uno de los asistentes. Por ello, nuestra gran recomendación es siempre manejar grupos de entre 10 a 15 personas, para poder asesorar oportunamente. Más capacitandos, una técnica como esta, le puede complicar la vida al instructor.
  2. Exposición efectiva: la más recurrida de las técnicas, todos la hacemos, todos la entendemos, no todos sabemos llevarla correctamente. No se trata de hacerle al profesor de escuelita (usted no es un catedrático, usted es un instructor / facilitador, son cosas muy distintas) y presentar su «clase» como si fuera el pináculo de la sabiduría. No, usted debería de llevar de la mano al participante mediante una exposición dirigida, haciendo que los asistentes aprendan a su ritmo, en sus palabras y en sus experiencias, pues entonces, el entrenamiento se volverá una comunidad de aprendizaje y no, un largo y tedioso discurso de alguien «que le sabe».
  3. Diálogo – discusión: y finalmente, esta maravilla de técnica, por la que su servidor y amigo, tiene gusto en particular. El gran secreto de esta técnica es hacer que los participantes generen una mesa redonda o un debate (según usted lo requiera), pero dirigido; no se trata de ponerlos a discutir y confrontarse para ver quién puede más o quién tiene la razón, se trata que el grupo en general busque una solución a un problema y que cada uno de los asistentes hagan una reflexión e interiorización del mismo, para que traigan a la mesa diferentes puntos de vista. Esta técnica, en corto debería de generarle una comunidad de aprendizaje, «todos aprendemos de todos».

Como mencioné, estas son las 3 grandes técnicas de instrucción, podemos encontrar mutaciones, sinergias, variaciones y otras tantos cambios que depende mucho del teórico que se estudie. Nosotros dentro del curso de formación de instructores, desprendemos todas las variaciones basadas en estas 3 ejecuciones, pues siempre he pensado que de aquí surgen las demás. ¿Quién tiene la verdad absoluta?, no lo sé, pero he sido responsable directo de la formación de más de 1000 instructores en mi carrera, y puedo decirle orgullosamente, que algunos se han convertido en verdaderos «master trainers», muy por encima de la capacidad de este, su sevidor y amigo. ¡Abusados!

Rock´n roll people!