Reconozcamos, cuando uno esta en la búsqueda de chamba, llega un momento en que lo primero que caiga de ahí uno se agarra, aunque sea un trabajo de “por mientras”, pero ese trabajo de “por mientras” cuando pasan los días, semanas, meses, se convierten en años y uno termina arrastrando la cobija por toda la empresa por la depresión de darte cuenta, que tienes una vida miserable, con un empleo miserable, con un jefe miserable, porque todo te molesta, nada te gusta y todo te fastidia.

 

Entendemos la imperiosa necesidad de tener un trabajo para solventar esos gastos infernales que nunca terminan, la renta, luz, agua, escuelas, zapatos, ropa, despensa, el transporte, todo sube de precio y uno sin trabajo, ¡Una cosa de terror!. En México, la secretaría del trabajo dice que en promedio alguien que busca empleo con ganas, puede tardarse hasta 11 meses para encontrar ese preciado trabajo que lo lleve a vivir sus sueños. Esto no significa que encuentre chamba en lo que le gusta, en lo que sabe hacer, ni al menos en lo que le paguen bien. Por lo mismos vemos todos los días un sinfín de personajes que se observa tristes, hostiles, de malas, herméticos en la empresa, pues muchos de ellos están frustrados pues su trabajo de “por mientras”, se volvió la historia de los últimos 10 años.

 

Bueno, entendiendo que la situación económica te puede llevar a tomar decisiones a lo que caiga primero y siempre he creído que hay que tomar todas las oportunidades; fuera de ese escenario, si usted esta en el terrible viacrucis de colocarse laboralmente, le quiero dar unas sugerencias para saber si ese trabajo es ideal o bien, se convertirá en tu nueva prisión y hará de tu vida aún máaaaaas miserable de lo que puedes cree que es:

 

  1. Va acorde con lo que sabes hacer y/o estudiaste: No hay nada mejor, querido lector, que entrarle de lleno a lo que uno sabe, conoce o es experto. El trabajo si se disfruta, pero se disfruta más en medida que usted se sienta seguro de su actividad. Ahora, ¿quiere cambiar de profesión?
  2. Es algo que te inspira: Significa que cuando lo piensa, le hace sonreír y se alcanza a visualizar en un futuro feliz, contento, satisfecho y con los billetes que usted necesite. Porque no hay nada peor que estar 8 hrs. De su godinezca vida, haciendo algo que le tiene hasta el rábano de fastidiado, le molesta y le provoca más agruras y acidez que buenos momentos.
  3. Si, la paga es buena: Y no hay nada mejor que un trabajo fácil, cómodo, cerca de casa, con horario flexible, sin jefe maldito y que se ganaran $50 mil pesos. Pero, la realidad es que no es así, sin embargo, una cosa es tener la paga necesaria para los gastos que uno tiene y avanzar de manera tranquila, no se trata de entrar en una zona confort, pero sí, al menos, trabajar sabiendo que la remuneración lo vale. El dinero no lo es todo en la vida, pero mire que le trae mucha tranquilidad.
  4. Plan de crecimiento: Si usted es de este tipo de ambicioso que no se quiere ver como burócrata sindicalizado, en el que pasarán 20 años haciendo lo mismo, con la misma paga pero con trabajo, es indispensable que pregunte desde el primer contacto a su reclutador cual es el plan de crecimiento a corto, mediano y largo plazo. Porque de eso dependerá en mucho sentido si usted está dispuesto a comprometerse o que perciba un trabajo “por mientras”.
  5. Filosofía corporativa: Es algo estimado lector, que nunca tenemos en mente, ni le hacemos siquiera caso, pero es importante que al igual que el plan de crecimiento, pregunte acerca de la misión, visión, valores, ADN de la empresa (Ojo: Si el reclutador ni siquiera lo sabe: ¡Foco rojo!) y conozca si también esa filosofía va acorde con su filosofía de vida. Es decir, si en los valores encuentra uno que diga “Sentido de urgencia”, piénselo bien, si usted no es una persona que le gusta trabajar bajo presión y con fechas límites.
  6. Ambiente laboral: También pregunte como es el ambiente laboral, ¿hay reuniones extra laborales?, ¿eventos familiares?, ¿eventos de integración?, ¿cómo fomentan el compañerismo, la camaradería, como funciona el liderazgo en la empresa?, en el proceso de reclutamiento y selección esta parte es sumamente recomendable que la averigüe, pues muchas veces empresas de renombre, graaaaaandes marcas transnacionales, super marcas, al interior es un verdadero campo de batalla, y si, solo se mantienen los mas fuertes o, los que no tienen más vida que el trabajo.
  7. Equilibrio profesional – personal: Es importante evalúe, que tanto la empresa en cuestión le dará el equilibrio entre su profesión y su familia. A muchas empresas les cuesta muchísimo trabajo, entender que uno tiene familia, padres, pareja, hijos, que es importante para nosotros el ir al festival del día de la madre a ver a la niña vestida de florecita o al festival del día del padre a ver al chamaco cantar “Yo quiero ser como mi papá”. En este siglo, las empresas que no entienden que el talento humano tienen vida personal, están fuera de la jugada; pregunte, investigue, googlee acerca de la empresa y la rotación del personal, en ese número puede darse cuenta mucho de lo que hablamos.

 

En fin, estimado lector, acuérdese de nosotros, no solo se trata de entrar al trabajo porque es lo que hay, si es un tema urgente, es entendible; pero ¿cuánto estará dispuesto a aguantar un trabajo que no le llena, solo porque es lo primero que apareció?, ahora si tiene margen para esperar su gran oferta, analice bien la empresa, conózcala, ¿qué hacen, de dónde son, cómo es la vida al interior, qué aportará a su vida trabajar ahí? Y entre más investigue y pregunte al reclutador será mejor. Entre más datos tenga, la decisión será más firme y sencilla.

 

Recuerde que después de todo, usted es quién tiene el control de su vida, usted debe decidir dónde será feliz el resto de sus próximos años.

 

¡Abusados!